Paraguay

Paraguay, pequeño país con grandezas naturales y lleno de contrastes de color

Tiene agua por todas partes. El desarrollo tecnológico ha permitido aprovechar los recursos dentro de una gran diversidad cultural en un entorno privilegiado de América del Sur, que se hace ideal para el turismo relacionado con la naturaleza y aventuras.

Se encuentra en el corazón de América del Sur con límites  entre Brasil, Bolivia y Argentina.  Abarca 17 Departamentos y el Trópico de Capricornio pasa por la ciudad de Belén, en Concepción y define una zona tórrida al norte y otra templada al sur.

Abarca una superficie de 406. 752 km2, que divide dos regiones diferenciadas: Región Oriental y Occidental. Carece de litoral marítimo, pero el territorio está cruzado en toda su extensión por numerosos cursos de agua, que constituyen la Red Hidrográfica de la Cuenca de la Plata y el asiento del Acuífero Guaraní, considerado una de las grandes reservas de agua dulce del planeta.

Es un país lleno de contrastes y coloridos en el que destacan los verdes oscuros de los bosques subtropicales y las plantaciones de soja, con el verde claro de las praderas, el azul de los lagos, el blanco de los saltos de agua y el marrón de sus caudalosos ríos.

Rasgos de los colonizadores mennonitas del Cáucaso y los guaranís mantienen las manifestaciones culturales y hacen el aprecio de un lugar del mundo con cinco familias de diferentes lenguas y veinte étnias distribuidas en sus regiones.

Historia

Quedan pocos vestigios de la época prehispánica en algunas cuevas del cerro Guazú y a partir de la conquista se conocieron los indígenas de diversas tribus y de lengua guaraní, siempre en guerra con los incas vecinos.

Alejo García fue el primer europeo que llegó a Paraguay en 1524 y años más tarde Sebastián Cabot exploró el río de la Plata, el Paraná y  Paraguay con sus cultivos de maíz y mandioca. Allí se enfrentó con Diego García de Moguer por la búsqueda de “El Dorado”, pero volvieron a España con un escaso botín y algunos indios capturados.

Pedro de Mendoza fundó la ciudad de Buenos Aires en 1535 y a partir de esta fecha se hicieron grandes expediciones. Juan Ayolas atravesó el Chaco y remontó el Paraná y el Paraguay y por su parte Juan Salazar de Espinoza fundó en 1537 el fuerte de Nuestra Señora de la Asunción.

Domingo Martínez de Irala fue el primer gobernador de la historia entre 1500 y 1556, conocido por el número de mujeres indígenas que tenía. Por la Real Célula de 1617 se crea la gobernación de Guairá, como precursora del actual estado con la capital de Asunción.

La historia nos dice que El Paraguay, antes llamado “Provincia Gigante de las Indias”, nace como encuentro de los conquistadores españoles con nativos guaraníes. Su manifestación más viva es el uso de dos idiomas de idéntico valor: el español y el guaraní.

Durante el siglo XV, Paraguay es la ruta principal hacia otras regiones del continente y la capital es conocida como “Madre de Ciudades” porque desde allí partieron los españoles para fundar nuevas colonias.

En la segunda mitad del siglo XVI llegaron a Paraguay los franciscanos para fundar muchas localidades en el interior. Tienen una gran influencia cultural y se consolidan dentro de la vida criolla, que deja importantes testimonios.

Por otra parte, destaca la presencia de la Compañía de Jesús a finales del siglo XVI, que fundan varias reducciones o pueblos de indios convertidos al cristianismo. Quedan obras declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO  y  dejan un gran legado en la música con el barroco guaraní.

Con posterioridad  a la época misional, se hace una gran separación entre el poder temporal y el espiritual y a partir del siglo XIX surge la independencia con un gobierno provisional que pasa por diferentes períodos, que incluyen guerras, dictaduras, transición democrática y regímenes constitucionales.

Asunción

Sin remedio es una visita obligada, la capital Asunción  que se encuentra  a orillas del río Paraguay y a una altura de unos 70 metros sobre el nivel del mar. Perdió parte de sus edificios coloniales en el siglo XIX por las remodelaciones urbanas, pero hay que valorar su interés.

Orientarse en la ciudad no es difícil ya que las calles  céntricas siguen el diseño de tablero de ajedrez y como puntos de referencia las plazas de los Héroes y Uruguaya. En la de los Héroes el edificio destacado es el Panteón. Debajo de la cúpula están los restos mortales de los presidentes Carlos Antonio López y Francisco Solano López, los de los héroes de la Guerra del Chaco y del soldado paraguayo desconocido. El panteón alberga también el oratorio de la virgen de la Asunción y siempre está la guardia con su uniforme.

Cerca se encuentra la Casa de la Independencia, colonial u con un patio decorado con plantas. Las salas laterales conservan el mobiliario, retrato del libertador Pedro Juan Caballero y una espada del general Fulgencio Yegros. A la izquierda hay una reconstrucción del cabildo  de Asunción colonial y detrás el “callejón histórico”. En esta casa se reunieron en secreto los luchadores de la independencia.

Otras casa colonial es la Casa Viola y por otra parte La Recova es una edificación antigua con arcadas altas, donde se pueden adquirir hoy muchos artículos artesanales.

Un espacio verde a cuatro manzanas es la Plaza Uruguaya y en su lado norte se encuentra la Estación Central de Ferrocarril, del siglo XIX  y sus fachadas en columnas blanco y marrón. En ella está el Museo Histórico Ferroviario y al final de los andenes la primera locomotora  que inició el recorrido entre Asunción y Trinidad en 1861.

Al igual que en todas las capitales de Latinoamérica, la Catedral es un sólido templo con dos campanarios y de tono blanco-amarillo, del siglo XIX. Tiene el Museo del Tesoro y a un lado el Museo Monseñor Juan Sinforano Bogarín, con exposición de objetos de arte sacro.

Entre los palacios hay que ver el Palacio Legislativo, antes casona jesuítica y el Palacio de Gobierno, terminado en 1892. Con forma de herradura, es un edificio blanco con un torreón en forma de cubo.

Para ver una panorámica de toda la ciudad hay que llegar hasta el Cerro Lambaré, al sur. Las figuras monumentales de bronce representan a personalidades de la historia paraguaya.

Si queremos salir un poco del centro, el Mercado de Pettirossi es el más típico de la capital, con muchos productos a la venta distribuidos en puestos, en los que seguro que algo de lo que buscamos se encuentra allí.

Maká es una reserva de la comunidad indígena original de Chaco que se encuentra al límite nordeste de la capital. Se dedican a la caza y recolección y están considerados como “pobres”. En  su espacio se ubican las casas sencillas de madera, chapa y plástico, con una pequeña escuela  y clínica. Conservan su idioma, cantos y danzas y los más viejos visten al antiguo colorido de trajes y plumas de avestruz.

Pueblos

Para los que tengan interés en viajar en tren, hay una ruta de 45 kilómetros y de casi tres horas de duración en tren a vapor Asunción-Ypacaraí. Se ven en el trayecto las chavolas, pequeñas huertas tropicales, inmensos eucaliptos, palmeras, bambú, plátanos, pequeños arroyos y pastos de vacas mientras la locomotora va echando humo bajo el saludo de las gentes que ven su paso.

Ypacarai es un lago que se incluye dentro del Parque Nacional con el mismo nombre con una extensión de 16000 hectáreas. Dentro de sus aguas están especies de peces como el surubí, la boga, la corvina y el bagre.

Caaucupé se conoce por su basílica “capital religiosa de Paraguay”. Se venera a la virgen como la Virgen de los milagros y patrona nacional y se llama al lago “aguas bendecidas” por la leyenda.

Destaca como centro religioso  de los  franciscanos en la época colonial, la ciudad de Capiatá  con la iglesia de la Virgen de la Candelaria. Su interior tiene fuertes vigas de madera y ricas decoraciones del púlpito y del altar mayor.

Encarnación está a orillas del río Paraná y se fundó a principios del siglo XVII como centro importante de las misiones jesuíticas. Se conoce por las fiestas del carnaval y como más referencias la amplia Plaza de Armas y la iglesia ucraniano-ortodoxa, templo pintado en azul con cúpulas en color oro.

No podemos olvidar la visita a Filadelfia, y Loma Plata, pueblos típicos de los mennonitas, situados en  Chaco. Es la mejor cuenca lechera del país con zonas importantes de producción de carne de vacuno y la sensación rara con los habitantes y su historia.

Itauguá es referencia de los encajes en forma de tela de araña como artesanía tradicional y también por su Museo Parroquial San Rafael, con la exposición de objetos de arte religioso.

Jesús es un pueblo  fundado en 1685 a orillad del río  Monday, como uno de los  ejemplos de una reducción jesuítica que forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Su iglesia  sin concluir, ocupa un lado de la plaza central y tiene decoraciones hechas por los canteros del siglo XVII con una mampostería muy trabajada.

Próximo se localiza Trinidad  con los restos de la reducción más antigua del país, también incluida en la  lista del Patrimonio de la  UNESCO. Tuvo una vida corta, de 1706 a 1767. En las ruinas está la iglesia mayor, a un lado de la plaza principal, de la iglesia primitiva, el campanario, el colegio, los talleres y las casas de los indios.

Además de esta reducción se encuentran la de San Cosme y San Damián del año 1632 cerca del río Paraná con iglesia, colegio y reloj de sol como centro astronómico.

Anterior a esta reducción del año 1609, es San Ignacio Guazú. Allí un Museo de Arte Sacro expone esculturas de madera policromada de la época misional y cerca  el pueblo de Santiago forma parte de las fundaciones jesuíticas junto a Santa Rosa.

Parques Nacionales

Tanto las reservas naturales como privadas y los parques nacionales, invitan a conocer la variedad de fauna y flora autóctona dentro de los lugares en los que destaca el llamado “turismo verde” por excelencia. En todo el país habitan 167 mamíferos, 701 aves, 100 reptiles, 46 anfíbios 230 peces, 10000 especies de invertebrados, 13000 especies de plantas vasculares, 298 géneros de árboles y arbustos distribuidos en 767 especies.

Por la Región Occidental, el paisaje se caracteriza en palmares, lagunas y densos bosques. El Bajo Chaco, nombre de la parte Sur, en el ángulo formado entre los ríos Paraguay y Pilcomayo, es una tierra dedicada en gran parte a la ganadería, con palmares y campos atravesados por la ruta Transchaco y sus ramales.

Chaco Seco ocupa gran parte de la superficie y está compuesto de sabanas semiáridas, con bosques bajos. Es una zona rica en diversidad biológica, con animales como el taguá, el yaguareté, el puma, reptiles, aves y pequeños roedores.

Una de las grandes experiencias en la visita a Paraguay son las Cataratas de Iguazú. Se pueden visitar desde los lados de Argentina y Brasil y se recomienda hacerlo en dos días. En medio de la selva, las cataratas del río Iguazú caen desde una altura de 40 a 80 metros, con un total de 275 saltos que se reparten en un semicírculo de 2,7 kilómetros.

Causan una gran impresión los saltos de la Garganta del Diablo, un cañón de mejor aprecio desde el lado argentino. Por este lado el Parque Nacional Iguazú abarca 67000 hectáreas cubiertas por selva y habitadas por una gran variedad de aves, mamíferos, reptiles, mariposas y peces.

Dentro de otro escenario de selva tropical y rocas, las aguas marrones del río Monday  caen en unas pequeñas cataratas, pero las más grandes del país. Se llega muy cerca del salto que se divide en uno principal y otros laterales.

Ybycuí es Parque Nacional con varios senderos dentro de una superficie de 500 hectáreas y una altitud de 400 metros. Tiene vegetación de selva y red de aguas con los principales cauces de los arroyos Mina, Caraí-mí y Corrientes, saltos y nacimientos de agua.

Sobre otras áreas protegidas, se encuentran la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, Serranías san Luis, Cerro Coyá,  Defensores del Chaco e Ybytyruzú, y el Monumento Científico Moisés Bertoni.

Los complejos hidroeléctricos binacionales de Itaipú y Yacyretá han establecido sistemas de especies de protección ambiental. Entre las áreas silvestres protegidas están el Refugio Biológico Tatí Tupí, las Reservas Biológicas Itabó y Limoy, el Refugio Faunístico Atinguy y el Rfugis Vida Silvestre Yabebyry, don de caminatas guiadas permiten observar la flora y la fauna en su hábitat natural.

El Pantanal es una extensa área que corre a lo largo del río Paraguay, al norte y forma parte de la región conocida por su nombre con riachuelos, lagunas, flora variada y población de especies animales. Se puede seguir una ruta de aventura a través del barco “Paraguay” y del yate Carlos Mateo”.

Granjas paraguayas se mantienen abiertas al turismo para apreciar el campo a través de actividades, visita a comunidades indígenas, paseos en carretas y sukys, recorrido por ríos y práctica de la pesca. Del mimo modo se puede disfrutar de aventuras en  serranías, arroyos y saltos que ofrecen condiciones para el biking, el trekking, rappeling, cascading y deportes relacionados.

Guía

Clima

Tropical a subtropical, con una temperatura media de 25º a 35º en verano y de 10º a 20º en invierno. En los meses de verano, de diciembre a febrero es la época de lluvias. Las temperaturas más moderadas son en primavera de septiembre a octubre y en otoño, de marzo a mayo.

Alojamiento y Comunicaciones

Desde  España y otros puntos europeos hay varias conexiones de vuelos que llagan a la capital. Hay que tener en cuenta las fechas de las visitas para hacer las reservas de hoteles y estancias ya que no dispone de gran variedad en cuanto a categorías y es mejor tener las previsiones de reservas.

Gastronomía

Hay una cocina rica en platos tradicionales con carne, maíz y mandioca como ingredientes principales. Lo típico es el chipa y el mbeyú, especies distintas de pan de almidón y queso, el chipá guazú, pastel de choclo fresco, la paraguaya mascada, pastel de mandioca y carne y la sopa paraguaya, pastel de harina de maíz, queso fresco y cebolla.

Dato de interés:

Secretaría Nacional de Turismo

Palma 468 Asunción. Paraguay
Tel: 595 21 494 110
Fax: 595 21 491 230.
Website: www.paraguay.gov.py