Uzbekistán, atractivo en la ruta de la seda

La Embajada de Uzbekistán en España, a propuesta de la Unión Iberoamericana de Profesionales del Turismopresentó en el Hotel Sancho de Madrid el destino turístico con todas las posibilidades. Colaboraron Central Asia Travel como tour operador y Kamola Rustamova, diseñadora de la moda contemporánea en estilo tradicional, en un desfile seguido de muestra y degustación gastronómica. Aleksandra Khabilunina, Secretaria de la Embajada de Uzbekistán presentó al país con todos sus atractivos turísticos y como un lugar donde se pueden valorar todos los sentidos como tacto, sabor, ruido. Todas las sensaciones se pudieron visualizar en una muestra de videos.

 

Por su parte, Sardor Sudikov, Cónsul de la Embajada de Uzbekistán en Madrid destacó la importancia de la Ruta de la Seda para los viajeros que admiran Asia Central como cruce de diferentes civilizaciones. Las opciones que tiene para la visita tanto de viajes organizados como de recursos para el turismo y el comercio, fueron planteadas por José Luis Lorenzo, Presidente de UIPT y, German Porras, Ex Secretario de Turismo de España y Enrique Peñalba, empresario español con negocios en Uzbekistán. Diversos tipos de turismo pueden diferenciarse en la visita al país, que por su primera parte destaca el más popular referido al histórico- arquitectónico, que abarcaría la visita a los monumentos, su historia y arte.

Sardor Sudikov, Cónsul de la Embajada de Uzbekistán en Madrid

Tashkent, la capital es una ciudad antigua que apareció en la Ruta de la Seda desde China hasta Europa como centro cultural del país. Tiene monumentos antiguos, palacios y edificios modernos. En sus alrededores por el río Sir Daria y los afluentes se puede realizar rafting, dependiendo de los caudales y estaciones del año.

 

 

Bujará es la ciudad- museo más conocida por sus mausoleos, madrazas y mezquitas. Su símbolo es el Gran Minarete Kalyan, construido en 1127 como uno de los más altos de Asia. A pesar de la transformación urbana, la parte antigua de la ciudad se mantiene protegida.
Jiva es una de las ciudades más antiguas del Asia central al norte y catalogada también como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO por el conjunto Ichan-Kala, zona medieval que se conserva intacta con el paso del tiempo. Está rodeada de murallas y en la parte interior tiene cuatro puertas. Se encuentran 54 construcciones históricas y arquitectónicas con 8 palacios, un caravanseray, 16 minaretes, mezquitas y madrazas.

Shajrisalbz cuenta con 2700 años y se valora como una de las ciudades más antiguas del mundo y uno de los puntos más importantes en la Ruta de la Seda. Todos sus monumentos históricos están relacionados con el gran Amir Timur (Tamerlán) y su familia.
Desde la antigüedad fueron conocidas las culturas y tradiciones del valle de Ferganá, y sus pueblos y paisaje. Aquí nace y se desarrolla una de las civilizaciones más ancestrales del mundo.
También merece la pena visitar lo que queda del Mar de Aral y le desierto de Kyzul Kum, con sus espacios infinitos por los que atravesaban las antiguas caravanas por las vías de la Ruta de la Seda.

Samarcanda, se conoce como la Perla del Oriente y es un tesoro de la cultura de Asia Central relacionada con la cultura de la India, Irán, Azerbaidzhán y otros países. Destaca por su arquitectura con el Registán a la cabeza en el corazón de la ciudad y los monumentos de Ulughbeg, Sher Dor y Tilya Kori, la necrópolis de Shakhi_Zinda y los Mausoleos. En el 2001 fue incluida por la UNESCO en el Patrimonio de la Humanidad.

Varias actividades deportivas se pueden realizar tanto en verano como en invierno, centro de una gran diversidad de turismo conocido como ecológico y activo de Uzbekistán. Por el desierto, safari sobre camellos y las dunas con visita a las yurtas de los nómadas para valorar su cultura y degustar la cocina local.
Como pueblo uzbeco, se caracteriza por sus rasgos típicos, ritos tradiciones, artesanía, fiestas y oficios que forman parte del desarrollo del turismo etnográfico- folklórico en los centros, monumentos de arquitectura pública, museos, construcciones de culto y la hacienda. Su cocina es una de las más ricas de Oriente y combina platos exóticos y tradicionales con lo mejor de los diferentes países de Asia Central.